De fumar a vapear: Prefacio

De fumar a vapear: Prefacio

Uf… han pasado tres largos años desde la última vez que escribí algo en mi blog y hoy vuelvo con un tema totalmente distinto, algo personal.

Para contextualizar un poco quiero contarles que actualmente tengo 28 años (19 mentales), comencé en el mundo del tabaco por ahí en mis mozos 15 (cuando la cajetilla de Belmont 10 costaba 500!). Puedo definir mi proceso por el tabaco en varias etapas, partí imitando, el clásico mono, luego le agarré el gustito y si bien nunca tuve permiso, mi madre hasta el día de hoy me pide que deje fumar, nunca presté atención. Seguido fue una etapa de fumar lo que fuera, pasé por todas las marcas económicas de cigarrillos comerciales, hasta que se me refinó el paladar (y el bolsillo acompañó) y pasé a fumar mejores marcas, y tabacos de mayor cuerpo con tostados más finos.

 

Como buen fumador llega un punto donde tu amado compañero de años ya no tiene la misma sensación y mi cuerpo quería más, ahí fue cuando conocí el tabaco puro, ese que se enrola y que pareciera que anduvieras con un pitito de marihuana para todas partes, tuve más de algún problema por andar enrolando en todas partes, y miles de miradas incrédulas y culposas, como si estuviese haciendo algo malo, a la gente le cuesta entender que todos esos accesorios son y fueron inventados para el consumo de tabaco, en fin, producto de los malos ratos me cambié a los tubo de papel vacíos, que dan la sensación de tratarse de un cigarrillo comercial, pero en realidad es el tabaco o mezcla de tabacos que tu quieres (la mejor opción si eres un fumador que busca calidad), dejo el link a un video en caso de que nunca hayas visto uno.

Y aquí es donde comienza el dilema, si bien, llevo ya varios años buscando la calidad en tabaco, lo odio, detesto ser su esclavo, detesto no poder acostarme sin fumarme un cigarro, detesto las ganas de fumar después de comer, detesto el olor a cigarro en mi ropa, pero a esta altura el cigarro ya es parte de mi, tengo que fumar antes de acostarme, tengo que fumar despues de comer, tengo que vivir con el olor a cigarro en mi ropa.

Seré honesto en confesar que nunca he echo mucho por dejar de fumar tampoco, alguna vez utilicé las famosas Champix de Pfizer, pero fue un fracaso y hoy, que pretendo cambiar el cigarro por un vaporizador o también conocido como cigarro electrónico.

Mañana escribiré una entrada sobre como fue mi proceso para comprar, donde compré y lo más importante, como fue el primer día de vapeador.